Seleccionar página

¡El cambio de rumbo que necesitas para alcanzar el destino que deseas!

Si estás aquí es porque tienes un pequeño establecimiento físico, donde comercializas tus productos o servicios y quieres prosperar… 

No es fácil…

El escenario comercial actual se ha vuelto tremendamente complejo, a la competencia local se ha sumado, casi sin darnos cuenta, una competencia global que nos sobrepasa.

Como consumidores nos adaptamos rápidamente a los cambios porque nos aportan un poder que nunca antes habíamos tenido.

Pero como empresarios nos resulta difícil hacernos una idea clara de lo que debemos hacer para construir un negocio rentable y con futuro.

Es muy fácil sentirse como el velero de la foto, a merced del viento, remando muy duro pero sin ver los resultados que buscamos.

Luchar contra el viento resulta agotador, sobre todo en un océano plagado de grandes mercantes con potentes motores, que nos hacen perder el equilibrio.

A veces nos sentimos tentados a seguir sus estela pero son aguas agitadas, en las que se hace imposible lograr estabilidad.

¿Cómo te has metido tú en esto?

Tal vez la tradición familiar te haya puesto al mando de un viejo velero con mucho lastre.

Seguro que en sus buenos tiempos era rápido y ágil, pero ahora las cosas han cambiado tanto, que sólo le queda la inercia para avanzar.

O quizás, los acontecimientos de los últimos tiempos, te hayan forzado a cambiar de rumbo y emprender una aventura en solitario, abriendo tu propio negocio.

O simplemente, te has cansado de trabajar para el sueño de otro y has decidido ponerte al timón de tu destino.

En cualquier caso, estás ahí…

Luchando contra viento y marea para salir a flote.

¿Cómo te gustaría que fuesen las cosas?

Vamos a olvidarnos por un momento de los problemas, de las dificultades a las que te enfrentas, del esfuerzo que requiere, de los recursos que no tienes…

Olvídate de todo, por un momento, y piensa en tu situación ideal.

¿CÓMO TE GUSTARÍA QUE FUESE TU VIDA?

No hablo de estar de vacaciones permanentemente, supongo que los que somos inquietos nos aburriríamos.

Hablo de una vida en la que el trabajo sea un proyecto ilusionante que te ayude a superarte a ti mism@, a realizarte como persona, a crecer.

Y al mismo tiempo, que te aporte los recursos necesarios para alcanzar el estilo de vida que quieres y la libertad que necesitas para hacer otras cosas.

Puede que, en un principio, estuviesen pensando en una solución de autoempleo, pero con el tiempo acabas por darte cuenta de que el riesgo y el esfuerzo de tener un negocio propio solo se compensa dando el salto hacia un modelo empresarial.

Un trabajo por cuenta ajena puede aportar cierta seguridad, lo cierto es que cada vez menos, pero cuando nos decidimos por un negocio propio, lo que buscamos es libertad.

Libertad para crear el negocio que quieres, que te hace feliz, en el que disfrutas trabajando…

Libertad económica más allá de un sueldo a final de mes, los beneficios necesarios para conseguir el estilo de vida que deseas…

Libertad de horarios, flexibilidad a la hora de distribuir el tiempo en las distintas facetas de tu vida…

Sería estupendo… ¿Verdad?

Pero seguro que lo ves muy alejado de tu situación actual, donde tienes que hacerte cargo de todas las actividades de tu negocio, de lo que te gusta y de lo que no te gusta.

Donde cubrir gastos es un alivio.

Donde el horario comercial no te permite hacer todas las cosas que te gustaría…

Es posible…

Evidentemente, esto no se consigue de la noche a la mañana, requiere tiempo y esfuerzo, no quiero venderte motos… Pero es posible.

El proceso comienza por dejar de pensar en “ir tirando”, dejar de conformarse, dejar atrás el miedo y empezar a pensar con cierta ambición.

Ser consciente de dónde estás y tener claro a dónde quieres llegar, responsabilizándote de ese camino.

Dar todos los días un nuevo paso, aunque sea pequeño, en esa dirección.

Estamos viviendo una de las transformaciones más importantes de los últimos tiempos, un cambio total de paradigma que, para bien o para mal, está ahí y avanza rápido.

Conformarse y quedarse quieto no te deja “como estás”.

Los demás te irán adelantando, hasta que tu pequeño velero se encuentre a la deriva y ya no te queden fuerzas para seguir luchando.

¡No permitas que eso pase!

¡La clave para construir un negocio minorista de éxito!

En este curso tienes acceso a una nueva forma de entender el comercio, un modelo completo y eficaz para adaptarte a los nuevos tiempos y obtener los mejores resultados en tu negocio.

La clave para tener una tienda de éxito empieza por la actitud, claro que hay muchas herramientas prácticas que te ayudan a conseguirlo, pero la base es descubrir “tu Fórmula Mágica”, partiendo de un cambio de perspectiva.

El comercio es una actividad que implica contacto entre personas y por eso debe estar vivo, en constante evolución.

La necesidad de crecer, evolucionar y adaptarse al entorno, se hace indispensable para sobrevivir.

¿Cómo evolucionar a la vez que nuestro entorno, a la vez que el mercado y la competencia, sin quedarnos rezagados y obsoletos?

Vamos a ver los 4 pilares sobre los que se construye un negocio con futuro, las bases más solidas donde debe asentarse tu negocio para permanecer en contacto permanente con la realidad de tus clientes, que al final son a quienes debes adaptarte.

4 pilares indispensables para tu negocio

La economía, como las personas que hay detrás, está impulsada por lo irracional; los hábitos, el aburrimiento y la necesidad de interacción humana, contribuye a dar una oportunidad de lucha a las tiendas físicas, un punto de apoyo sostenible en el futuro impulsado por la tecnología.

Pero, para aprovecharlo necesitamos evolucionar con nuestros negocios hacia la conquista de un consumidor cambiante.

El espíritu

 

El aspecto físico de una tienda no es suficiente para inspirar lealtad y convencer a los clientes de que comprar en persona vale pagar precios más altos.

Los clientes pueden preferir ver, tocar y probar los productos en persona, pero nada les impide salir por la puerta y adquirirlos, finalmente, en línea más baratos.

Los comercios con alma, aquellos que evocan un sentido de lugar, una cultura y una personalidad, hacen que las compras sean más valiosas.

Tus valores, tu personalidad y tu carácter deben estar presentes en tu negocio y quedar claros para conectar con tu público y seducir a aquellos que los compartan y se sientan identificados con ellos.

El corazón

 

Todo lo que rodea a tu negocio; la fachada, el escaparate, la decoración, el producto o servicio y su presentación, la comunicación… Y, por supuesto, el trato al cliente, transmiten emociones y sensaciones; preferencias, gustos, aficiones, estéticas, compromisos.

Por eso es tan importante trabajar con tus clientes desde las emociones, porque el acto de compra se decide de una forma emocional.

Las grandes cadenas, los centros comerciales e, incluso, las franquicias, trabajan para recompensar al consumidor que se aleja de sus dispositivos móviles y se presenta en un establecimiento físico para vivir una experiencia diferenciada, haciendo que sus tiendas se perciban como únicas en términos de arquitectura, decoración y estética, capaces de transmitir emociones enriquecedoras.

Necesitamos ver la era digital como un desafío que nos obliga a evolucionar y mostrar de qué está hecha la tienda física, los minoristas están ganando los corazones de sus clientes al crear un entorno auténtico, que las tiendas en línea no pueden igualar.

La mente

 

Tus decisiones afectan directamente a los resultados de tu negocio y por eso es tan importante profesionalizar las herramientas de gestión y adquirir un pensamiento estratégico que te ayude a ser tú, quien dirige su destino.

Tener un Plan de Acción y trabajar con Indicadores Comerciales para hacer un seguimiento de los resultados y tomar las decisiones más eficaces, marca la diferencia entre la gestión profesional y la que no lo es.

La fusión de lo físico y lo digital posibilita un segundo cerebro que recopila datos mientras facilita la construcción de relaciones, ayudándote a conectarte con los compradores que investigan en línea.

La tecnología supone una herramienta más, para integrar el marketing en una relación más personalizada con el cliente, que responda mejor a sus necesidades.

El cuerpo.

 

Los consumidores siguen prefiriendo comprar en tiendas físicas, Amazon abre establecimientos cerca de sus clientes, las grandes cadenas, antes situadas en el extrarradio de las ciudades, se acercan a sus clientes abriendo en el centro, con formatos más pequeños.

La tienda física sigue viva y es necesaria, los compradores en línea no llenan el depósito de combustible, salen a comer o acuden a un evento local mientras llenan sus carritos digitales.

Las persianas bajadas tienen un efecto trágico en las economías locales, porque los negocios locales son imprescindibles para que los barrios se mantengan vivos y activos.

Por eso, es necesario hacer de tu establecimiento un lugar de encuentro y de servicio para tu comunidad, comprometido con sus necesidades y permanentemente activo.

Y, también, contar con una estética única que llame la atención y atraiga a tu público de una forma magnética, a la vez que utilizas las técnicas adecuadas para que la exposición esté optimizada para vender y aumentar la rentabilidad de tu negocio.

Es muy importante comprender que mejorar tus resultados y hacerlo de forma duradera, no va a depender de llevar a cabo algunas acciones aisladas porque se hayan puesto de moda, sino que hay que atender a todos los aspectos implicados, porque todo está relacionado.

De lo contrario, estaríamos hablando de un “analgésico”, un parche en los síntomas que no mejora la raíz del problema.

Del mismo modo, cuando se empieza un negocio desde cero, es muy importante tener en cuenta estos cuatro vértices, porque suponen una base sólida para construir tu proyecto con garantías.

Además, hay un factor determinante en este modelo, si te fijas en la guía anterior, te darás cuenta de que cada una de las partes está basada en ti.

¿Se te ocurre algo más único, más diferente, más difícil de copiar?

Muchos pequeños negocios están construidos en serie, se vende prácticamente lo mismo, del mismo modo y en un escenario similar, parecen replicados unos de otros.

¿Por qué seguir el camino trazado?

Si hoy en día la oferta es muy superior a la demanda, no tiene sentido ser uno más.

De hecho, lo que debemos procurar es “ser diferentes”.

El objetivo es destacar de entre la masa de negocios similares, innovar para ofrecerle al cliente, aburrido de ver siempre lo mismo, cosas novedosas.

Emocionarle con tu propuesta, ofrecerle un valor único, que te visite, que hable de ti, que disfrute comprando en tu establecimiento y que vuelva…

¿Y eso cómo se hace?

Este es el objetivo de este curso y te adelanto que no se necesitan inversiones imposibles, innovaciones complicadísimas, ni dobles piruetas de tirabuzón invertido.

La clave está en los detalles.

Podríamos decir que la clave para tener una empresa comercial de éxito reside en construir un negocio con valores, que despierte emociones, dirigido desde la razón y con un cuerpo atractivo.

A partir de mañana empezamos a profundizar en cada uno de estos pilares.

Nuestro objetivo es que acabes el curso comprendiendo perfectamente los secretos para crear un negocio rentable, un negocio único e importante en tu comunidad, que te permita disfrutar del estilo de vida que quieres conseguir.

Programa:

  • Día 1: Introducción: El cambio de rumbo que necesitas para alcanzar el destino que deseas.
  • Día 2: Coaching Comercial: El puente hacia tu éxito.
  • Día 3: Branding: La chispa de la vida.
  • Día 4: Estrategia: ¿Te gusta competir?
  • Día 5: Punto de venta: El arte de la seducción.
  • Día 6: Indicadores Comerciales: Lo que no se mide, no mejora.
  • Día 7: Conceptos Básicos: Destino: tu rentabilidad.